Diario del Internado hora 18

Increíble. Lo que comenzó como una asquerosa molestia para tragar derivó en que estaré internado en la clínica por lo bajo hasta hoy en la tarde. Llevo acá en la clínica alrededor de 18 horas más o menos.

Tengo lo típico, suero y uno que otro remedio conectado a la vena de mi brazo derecho que “estan justo en el pliegue del brazo” por lo que según una de las tantas amorosas y buena onda enfermeras no debo doblar mucho para que no se tapone la sonda.

Las enfermeras se han portado un siete, todas son buena ondas, hay una señora que se vino a ver una película conmigo ayer a eso de las 2 AM.. se plantó un rato a ver conmigo Scary Movie y taba cagada de risa. Hubo otra que debió tener un poco más de edad que yo nomas (al menos eso aparentaba) y la jugosié caleta, mi vieja dijo que la hice poner roja, la frase más notable de ella fue: “humm se nota que sabes harto de remedios” (algún otro día explicaré la relación de los fármacos conmigo 😳 ), punto aparte es que gracias a ella y la gestión de otra enfermera anoche me pudieron dar comida… llevaba como 29 horas sin comer nada… fui tan feliz comiendo 5 galletas de soda, 4 champaña, yogurt de chirimoya y agua mineral sin gas.

Tambien tenemos a los camilleros, esas personas que su trabajo es trasladar tu camilla de lugar en lugar, para operaciones, examenes, lo que sea. Anoche uno de ellos se sorprendió porque lo saludé y le pregunté cómo estaba. Al parecer “la gente que viene para acá es muy miradora en menos” (ese fue el comentario de mi madre al respecto), lo bacan es que el loco me vino a ver hace un rato pa preguntarme como iba todo y desearme buena suerte.

Voy a ir escribiendo cada cierto rato y contando todo lo que me ha pasado acá en la clínica pero de a poco, pa no aburrirlos con un texto muy largo cada vez que entren a leer. Ayer aproveché de sacar hartas fotos de mi evolución en la urgencia y despues en los exámenes, así que iré subiendo progresivamente, tambien tengo unos videos de “como se ve todo desde la camilla”.

Dato anecdótico: mientras escribía ese último párrafo llegó un tipo y me trajo el mercurio de Santiago para leer. La wea pulenta.

Nos estamos leyendo.. cualquier cosa interesante la posteo. Saludos!!!