Mejor perro ever

El verano de 2001 llegó a vivir a mi casa el mejor perro que alguien pudiese querer. Un animal que no medía más de 20 cms de largo y que sin saber cómo se ha convertido en el único can que ha viajado en avión de toda mi familia, primos y tíos incluidos.

Mezcla de algo con “coker espaniel” (después nos enteramos que en realidad es algo con algo Pequinés). Fue- en sus mejores años- un perrito con aspiraciones de gato saltando por todas partes como loca. De mecha corta, una canción la hacía romper la calma en especial cuando tenía que defenderse de las maniobras de lucha libre que mis hermanos y yo le hacíamos o cuando tenía que vencer a su enemigo mortal… su delfín de peluche. Odiosa de las palomas y gatos, pero amante de escaparse al menor descuido (y volver con una cola que parecía helicóptero cuando la llamabas). Su firma, un colmillo que se asoma por su labio y que la transformó en única e irrepetible.

Un perro que ladraba corriendo hacia atrás debido a que sabe su mayor debilidad: su tamaño. Fue un gran perro guardián hasta que aprendió a ladrar acostada desde la cama y siempre ha sido el animal que a penas se dio cuenta que estabas enfermo, no se despegaba de tu lado hasta verte mejor.

Carnívora por elección, gustosa de las lentejas y poseedora de una técnica única para pedir comida bajo la mesa la ha pasado la mayor parte de su vida siendo una más de mi familia. Inolvidables sus actos celosos cuando llegaba alguna polola o amiga a la casa y para qué decir cuando llego la Luniwis.

Hoy la almen está un poco enferma, tiene un papiloma que la hace ser más cascarrabias de lo normal, una vejez de 16 años que la llevó a regañadientes aceptar una capita para capear el frío. Sigue usando sus técnicas para pedir comida, sigue siendo pesada y ahora llora mucho para que la saquen a hacer pipí. Estuvo dos veces al borde de la muerte pero como el fénix estuvo firme para seguir acompañándonos.

Como sea que esté, siempre ha estado ahí para nosotros. Una compañera fiel, cariñosa, preocupada y floja. Almen esta entrada es para ti. 🙂

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.