La agonizante espera hasta atreverme a escribir

Decir que tengo un blog es sencillo. Pensar sobre él también. Inventar temas para escribir entradas es muy entretenido. El problema radica en la escritura.

La verdad es que sento vergüenza de compilar este anecdotario, los dedos se me esconden al tratar de escribir, tengo una sensación amarga en mis ojos y mi cerebro busca detener mi escritura después de terminar de teclear cada palabra.

Han pasado muchas cosas desde que escribí en el mes de Julio, también las ganas de desahogarme frente a diferentes situaciones me revuelven el estómago, pero para eso aún no estoy listo.

Los, por el momento, con esta lluvia de ideas que ni yo entiendo. Prometo mayores entradas, pero me lo prometo a mi. No al bot que solo se siente interesado por tratar de comentarme sobre páginas pornos.

Compartir

Deja un comentario

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.