Tenemos tele(s) nueva(s)

Hace algunos meses, con la Caro compramos por primera vez una tele. Me tomó alrededor de 2 años comprarla. Llevaba obsesionado mirando tvs todo ese tiempo, leyendo sobre ellas y siempre buscando la mejor relación precio/calidad.

Finalmente, la encontré  No me acuerdo por qué estábamos en el mall, solo se que cuando vi el precio y la calidad de la tele exploté.

Le fui a decir a la caro y dijo que sí. La compramos, pasan días  la instalamos  me pongo a configurar. El control tiene un botón de Netflix y uno de prime video. Me gusta. Busco para la música, no la encuentro. No hay aplicación de Spotify.

Hoy, urgando en la LG store, sin esperar nada me di cuenta, actualizada el 5 de marzo, pero según Internet apareciendo hace 4 días, la aplicación de Spotify está ahí  La instalo rápido, no quiero que me la quiten. La bajo acá y en la pieza. Aprovecho de cambiarle el nombre para hacer la transmisión más sencilla.

¿Vale la pena aún el Google chromecast? ¿Cómo voy a congenear esto con el Google home que espero tener en algunos meses?

Estoy feliz, música en la tele al fin 🙂

Quellón – Chiloé

Varios días hemos estado de vacaciones, ahora estamos en Quellón. Ayer lo pasamos muy bien en el festival “Voy pa’ Quellón” buena música y poco copete (que terminó siendo harto). Aunque me cueste reconocerlo, me gusta el sur. Sus paisajes son muy bonitos, su aire limpio y las plantas son cosas muy entretenidas.

Estas vacaciones están cumpliendo sus expectativas y espero que sigan así durante todos los días que podamos continuar pasándolo bien 🙂

Mejor perro ever

El verano de 2001 llegó a vivir a mi casa el mejor perro que alguien pudiese querer. Un animal que no medía más de 20 cms de largo y que sin saber cómo se ha convertido en el único can que ha viajado en avión de toda mi familia, primos y tíos incluidos.

Mezcla de algo con “coker espaniel” (después nos enteramos que en realidad es algo con algo Pequinés). Fue- en sus mejores años- un perrito con aspiraciones de gato saltando por todas partes como loca. De mecha corta, una canción la hacía romper la calma en especial cuando tenía que defenderse de las maniobras de lucha libre que mis hermanos y yo le hacíamos o cuando tenía que vencer a su enemigo mortal… su delfín de peluche. Odiosa de las palomas y gatos, pero amante de escaparse al menor descuido (y volver con una cola que parecía helicóptero cuando la llamabas). Su firma, un colmillo que se asoma por su labio y que la transformó en única e irrepetible.

Un perro que ladraba corriendo hacia atrás debido a que sabe su mayor debilidad: su tamaño. Fue un gran perro guardián hasta que aprendió a ladrar acostada desde la cama y siempre ha sido el animal que a penas se dio cuenta que estabas enfermo, no se despegaba de tu lado hasta verte mejor.

Carnívora por elección, gustosa de las lentejas y poseedora de una técnica única para pedir comida bajo la mesa la ha pasado la mayor parte de su vida siendo una más de mi familia. Inolvidables sus actos celosos cuando llegaba alguna polola o amiga a la casa y para qué decir cuando llego la Luniwis.

Hoy la almen está un poco enferma, tiene un papiloma que la hace ser más cascarrabias de lo normal, una vejez de 16 años que la llevó a regañadientes aceptar una capita para capear el frío. Sigue usando sus técnicas para pedir comida, sigue siendo pesada y ahora llora mucho para que la saquen a hacer pipí. Estuvo dos veces al borde de la muerte pero como el fénix estuvo firme para seguir acompañándonos.

Como sea que esté, siempre ha estado ahí para nosotros. Una compañera fiel, cariñosa, preocupada y floja. Almen esta entrada es para ti. 🙂

La Lluvia

Antes de comenzar a escribir esto, quiero hacer un análisis personal blogero. Estoy comenzando a escribir muy extensamente. Si les da paja leerlo (si es que alguien lee este blog) porfa dígame si le esta dando paja hacerlo.

Bueno ahora a lo que me llama escribir. A las 8:30 Pm, osea, en 30 minutos más la ropa que fui a dejar en la tarde, para que se lavara en la lavandería que voy de costumbre va a estar lista para retirar. Ok ¿Cuál es el percanse? Se puso a llover y según como lo indica el Cristian (uno de mis co-habitantes del depa) “se puso brígido”. No sé si llamarlo percanse en realidad.

Mi gen nortino sale a relucir en dos oportunidades en esta región 1) cuando comienzan a caer las hojas secas en la calle y no puedo evitar ir saltando de una en una hasta pisarlas y sentir el sonido que emiten, que, por cierto, es la raja. Y en segundo lugar: la lluvia, es extremadamente orgásmico el salir a caminar y ver todo mojado, mojarte tú, ver calles llenas de agua y que sea GRATIS. En antofa siempre te estan diciendo que no debes jugar con agua, olvídate de hacer una guerra en tu casa o dejar el agua corriendo en el baño. Acá por el contrario, el agua cae desde el cielo, solo para mojar todo y el juego es tratar de no mojarte o si eres como yo, el que se moja más gana :P.

Upps!! se me hizo tarde, no me quedará otra que salir a mojarme, perdón, ir a buscar la ropa 🙂